Conocimiento para la transición ecológica y la calidad democrática

Si el Gobierno fracasa, no será por los indultos

Artículo de opión de Cristina Monje en Infolibre

El principal desafío al que se enfrenta un partido político es interpretar con acierto el momento concreto de la sociedad en la que actúa. La realidad es un bicho que nunca se está quieto y cambia permanentemente. A veces de forma visible; otras no tanto. Cuando en enero se empezó a comentar en algunos círculos la posibilidad de que pronto iban a llegar los indultos a los presos del procés, nadie dudó de que el Gobierno, si se atrevía a llevar a cabo tal operación, pagaría un enorme coste. Hoy vemos cómo el rechazo a esta medida va descendiendo y los que se quedan cada vez más solos son precisamente los que se oponen a ella, los más nacionalistas: los muy españoles, y los muy independentistas. ¿Qué ha pasado para que se haya producido semejante giro?

Los datos hablan por sí solos. Hace un mes la oposición a los indultos en el conjunto de España rozaba el 80%, y ahora ronda el 60%, veinte puntos menos. La recogida de firmas contra la medida, organizada por el Partido Popular, ha obtenido –según se reconoce incluso en Génova– unos resultados muy inferiores a los que lograron los conservadores en el año 2006 cuando pidieron adhesiones contra el Estatut. Por si fuera poco, esta semana se han pronunciado a favor de los indultos tanto los empresarios catalanes en unas jornadas del Cercle d’Economia de lo más relevantes, como sindicatos y patronal del conjunto de España. Hasta la Iglesia en Cataluña ha manifestado su acuerdo con la medida.

La envolvente hecha desde el Gobierno es evidente. A los primeros rumores sobre los indultos les siguió una actitud de prudencia y cautela por parte de los portavoces oficiales, acompañada de algo más que gestos del lado independentista. La carta de Oriol Junqueras y el encuentro de Aragonés con el rey en las jornadas del Cercle son elementos cargados de simbolismo. A la par, se empezaba a trabajar el apoyo tanto de sindicatos como de la patronal, y finalmente este lunes, Pedro Sánchez acude al Liceu, que no es un sitio cualquiera, a explicar a trescientos representantes de la sociedad civil su hoja de ruta.

Habrá quien diga que Aragonès saludó al rey pero evitó la foto, y que unas horas antes estaba en Waterloo con Puigdemont, y efectivamente así es. Aquí cada cual tiene que hacer sus equilibrios y abstenerse de mostrar excesos, ni en los acuerdos ni en… Seguir leyendo en infolibre.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puede que te interese

Calidad Democrática

El desafío de 2021 no es (solo) la pandemia

La respuesta a la crisis sanitaria, la crisis económica y la gestión de los fondos europeos se verá comprometida si no se recupera la confianza de la ciudadanía en las

Transición Ecológica

‘Filomena’, una cara más del cambio climático

Se tiende a asociar el cambio climático con las olas de calor, olvidando que también provoca una sucesión de fenómenos meteorológicos extremos de características distintas Hace ahora dos años, ante

Artículo de opión de Cristina Monje en Infolibre
Calidad Democrática

El trumpismo contra Trump

El próximo miércoles 20 de enero Joe Biden tomará posesión como presidente de los Estados Unidos y Trump abandonará la Casa Blanca. Mucho se está escribiendo sobre la supervivencia del