Conocimiento para la transición ecológica y la calidad democrática

Putin y 40ºC de más en la Antártida

Que la guerra no nos sea indiferente ni nos haga olvidar el mayor desafío que tiene la humanidad: la crisis climática

Pocas cosas hay más disruptivas que una guerra. En Europa estamos entendiendo a marchas forzadas el enorme error que supone depender de fuentes de energía que además de contaminar nos hacen depender de amistades peligrosas. Un mes después del inicio de la invasión, se empiezan a concretar las primeras medidas para hacer frente a la inflación galopante mientras vamos asumiendo que ya somos más pobres.

La gran paradoja es que las medidas que se toman a corto plazo para parar los efectos económicos más inmediatos nos alejan de la ansiada autonomía estratégica. Es decir, la forma de abordar un problema a corto plazo nos aleja de su solución. Y lo peor es que en estos momentos es probable que no se pueda hacer otra cosa. Sigue leyendo en elpais.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puede que te interese

Calidad Democrática

El desafío de 2021 no es (solo) la pandemia

La respuesta a la crisis sanitaria, la crisis económica y la gestión de los fondos europeos se verá comprometida si no se recupera la confianza de la ciudadanía en las

Transición Ecológica

‘Filomena’, una cara más del cambio climático

Se tiende a asociar el cambio climático con las olas de calor, olvidando que también provoca una sucesión de fenómenos meteorológicos extremos de características distintas Hace ahora dos años, ante

Artículo de opión de Cristina Monje en Infolibre
Calidad Democrática

El trumpismo contra Trump

El próximo miércoles 20 de enero Joe Biden tomará posesión como presidente de los Estados Unidos y Trump abandonará la Casa Blanca. Mucho se está escribiendo sobre la supervivencia del