Conocimiento para la transición ecológica y la calidad democrática

Por el camino verde (I): El lío del chuletón o cuando tener la razón no basta

Artículo de opión de Cristina Monje en Infolibre

De todas las transiciones que habremos de acometer en los próximos años, es la ecológica donde nos la jugamos de verdad, porque nos va la vida en ella. No la vida del planeta –que, salvo que lo machaquemos con bombas de neutrones, se irá regenerando–, sino la nuestra, la de los seres vivos que lo habitamos, humanos incluidos. De ahí que este espacio en las próximas semanas se dedique a ir viendo las contradicciones y paradojas que asoman en los primeros pasos de esa transición. Todo un “camino verde” por el que, al transitar, se descubren infinitas cuestas, giros bruscos y piedras inesperadas. Un camino por el que ya hemos echado a andar y al que se van a destinar no pocos recursos.

Lo que en otros momentos podría parecer la serpiente de verano de turno nos puso ante los ojos un ejemplo paradigmático de algunas de esas contradicciones. El ministro Garzón, sin encomendarse –al parecer– a ninguno de sus compañeros y compañeras de Gobierno, decidió lanzar este vídeo para recomendar la reducción del consumo de carne.

Una mirada estrictamente científica al asunto no tendría mucho nuevo que decir, más allá de que llevamos años escuchando a dietistas advertir del peligro del consumo excesivo de carne, a la OMS recomendar una alimentación variada donde se reduzca la ingesta de proteína animal, y últimamente –sólo últimamente– a los científicos que estudian los asuntos ambientales advertir de que el consumo desmesurado de carne en el Occidente opulento conlleva un enorme gasto de agua, recursos de todo tipo, vertidos incontrolables, etc. Podría recomendar cientos de informes para las mentes más inquietas. Aquí tienen un artículo de la prestigiosa –y últimamente famosa, por mor de la pandemia– revista Lancet sobre la relación entre dieta, huella de carbono y salud; aquí otro de la OMS sobre la relación entre el consumo excesivo de carnes tratadas y el cáncer; aquí otro de Science –¡del 2018!– sobre la huella ambiental de una dieta con exceso de carne… Si alguien quiere más madera –o proteína– que me escriba y le atiborro a informes.

El problema es que, como en casi todos los asuntos sociales, políticos y económicos, a la argumentación científica hay que añadirle algo más, porque con tener razón no basta. Hay que gestionar esa razón para poder dar el giro que necesita toda transición. Lo que viene a ser hacer política con afán de… Seguir leyendo en infolibre.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puede que te interese

Calidad Democrática

El desafío de 2021 no es (solo) la pandemia

La respuesta a la crisis sanitaria, la crisis económica y la gestión de los fondos europeos se verá comprometida si no se recupera la confianza de la ciudadanía en las

Transición Ecológica

‘Filomena’, una cara más del cambio climático

Se tiende a asociar el cambio climático con las olas de calor, olvidando que también provoca una sucesión de fenómenos meteorológicos extremos de características distintas Hace ahora dos años, ante

Artículo de opión de Cristina Monje en Infolibre
Calidad Democrática

El trumpismo contra Trump

El próximo miércoles 20 de enero Joe Biden tomará posesión como presidente de los Estados Unidos y Trump abandonará la Casa Blanca. Mucho se está escribiendo sobre la supervivencia del