Conocimiento para la transición ecológica y la calidad democrática

La ultraderecha no quiere gobernar

Artículo de opión de Cristina Monje en Infolibre

La incorporación de tres exdiputados de Vox al Ejecutivo de Murcia como pago por su apoyo al PP durante la moción de censura, junto con la posibilidad de que Ayuso abra la puerta a gobernar con la ultraderecha en Madrid si los resultados electorales plantearan esa opción, ha hecho emerger una pregunta: ¿Qué ocurre cuando gobierna la ultraderecha?

Un repaso de los estudios recientes sobre el tema –por cierto, es un asunto sobre el que queda mucho por investigar– arroja una respuesta sorprendente: nada, no pasa nada. Al menos, nada que no pasara antes. Es más, los partidos de ultraderecha, cuando se ven en la tesitura de tomar decisiones y gestionar, suelen ser comidos por conflictos internos, divisiones y escisiones que les debilitan enormemente. Unos ejemplos: el partido de la Liga de las Familias Polacas se incorporó al Ejecutivo en 2005 pero una vez en el Gobierno fue presa de diversos escándalos y conflictos internos cuya consecuencia fue la caída del Gabinete en 2007; algo parecido le ocurrió al Partido de la Libertad de Austria, que entró en el Gobierno tras las elecciones de 1999, pero no pudo acabar el mandato debido a divisiones internas; e idéntica suerte tuvo el Partido por la Libertad neerlandés, cuyo apoyo al Gobierno en minoría formado tras las elecciones de 2010 tan sólo duró dos años, consecuencia de las tensiones en el seno de la formación.

El motivo de estos conflictos suele derivar de la necesidad de llegar a acuerdos con sus socios de gobierno, lo que supone tener que ceder parte de su posicionamiento inicial, con las debidas tensiones internas y las divisiones entre aquellos que defienden las esencias y quienes empiezan a ser vistos por aquellos como traidores.

La estrategia de los partidos de ultraderecha va por otro lado. Estas formaciones alcanzan sus mayores éxitos generalmente por tres vías: contaminando a otros partidos con su ideario, normalizando respuestas antidemocráticas a desafíos reales, o inventando problemas inexistentes a los que después dar una respuesta acorde a su imaginario. El terreno de la ultraderecha no es el de la gestión de gobierno, sino el de la contaminación del debate público y la subversión de los valores de convivencia democrática, y para ello necesita contar con la aquiescencia de las… Seguir leyendo en infolibre.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puede que te interese

Calidad Democrática

El desafío de 2021 no es (solo) la pandemia

La respuesta a la crisis sanitaria, la crisis económica y la gestión de los fondos europeos se verá comprometida si no se recupera la confianza de la ciudadanía en las

Transición Ecológica

‘Filomena’, una cara más del cambio climático

Se tiende a asociar el cambio climático con las olas de calor, olvidando que también provoca una sucesión de fenómenos meteorológicos extremos de características distintas Hace ahora dos años, ante

Artículo de opión de Cristina Monje en Infolibre
Calidad Democrática

El trumpismo contra Trump

El próximo miércoles 20 de enero Joe Biden tomará posesión como presidente de los Estados Unidos y Trump abandonará la Casa Blanca. Mucho se está escribiendo sobre la supervivencia del